¿Qué espera La Masonería de Vos?

¿QUE ESPERA LA MASONERIA DE VOS?

 

                        Los privilegios de la Masonería no son mayores que las responsabilidades que ella impone. Vuestras obligaciones para con la Orden no se contraponen con aquellas que habéis asumido por razón de pertenecer a una sociedad moderna. Por el contrario, la Masonería las refuerza, las recalca y las reitera.

 

                        En consecuencia, al solicitarle a la Masonería que comparta con vis todo su pasado, presente y futuro, así como todos los privilegios de su fraternidad, debéis recordar que esta relación debe ser recíproca y que de vos se espera no olvidar jamás.

 

1.      Que la Masonería es una Institución noble y sublime a la cual siempre deberéis servir con lealtad y nobleza.

2.      Que siempre deberéis ser fiel a vuestro hogar, a vuestra patria y a la Institución.

3.      Que el patriotismo es un deber imperativo y que no deberéis apoyar o fomentar la deslealtad o la rebelión contra el gobierno legítimamente constituido, que represente las instituciones democráticas.

4.      Que la Institución Masónica proclama los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, no solo para sus miembros sino para toda la humanidad.

5.      Que la Libertad de pensamiento, palabra y acción es principio fundamental de la Orden sin llegar a desconocer el ejercicio de estos mismos derechos por parte de nuestros semejantes.

6.      Que de igual manera todo Mason es enemigo de la ignorancia, la soberbia, la intolerancia, la opresión, la superstición y de las tinieblas mentales o espirituales.

7.      Que la Masonería es el defensor de la viuda, del huérfano, del débil y del oprimido. Que recusa cualquier acción arbitraria de gobernantes que limiten en sus creencias o en su destino a cualquier individuo o pueblo.

8.      Que las virtudes tradicionalmente honradas por la Orden siguen siendo la norma de nuestra Institución y que la humildad, la tolerancia, la caridad y la honradez son la base de la pureza e integridad de carácter.

 

                        Si no estáis de acuerdo con estos planteamientos, debéis manifestarlo para que, en el futuro no seáis víctima del arrepentimiento o de la indiferencia de vuestros Hermanos.